ILUSTRACION: JEN DE POZO


La intención de este melómano es dialogar con vosotros de todo tipo de música y de todas las épocas, haciendo hincapié sobre grupos y discos raros y olvidados y en ocasiones de las joyas ya consagradas. Este blog lo hago en recuerdo de mi alma gemela GUILLERMO, no te olvido.

domingo, 16 de julio de 2017

Sixto Rodriguez - "Cold Fact" (1970)



Género: Rock-Folk


Tracklist: 

1. Sugar Man
2. Only Good For Conversation
3. Crucify Your Mind
4. The Establishment Blues
5. Hate Street Dialogue
6. Forget It
7. Inner City Blues
8. I Wonder
9. Like Janes
10. Gommorah 

11. Rich Folks Hoax
12. Janes S.Piddy





Una vez más con vosotros, dementes de la música, en esta ocasión os voy a presentar algo excepcional, un ídolo de la música y que nunca lo fue, su nombre SIXTO RODRIGUEZ (el latin Bod Dylan), nos podemos referir a él como el gran olvidado, un genio sin suerte, resumiendo un injusto desconocido más del mundillo musical, un obrero de la construcción con muchos valores reivindicativos y que quiso plasmarlo en forma de música.
La verdad es que no supe nada de SIXTO RODRIGUEZ hasta que vi por primera vez en el 2013 el documental “SEARCHING FOR SUGARMAN” ganador de un Oscar, en cuanto oí la música me embargo una emoción como hacía tiempo no tenia al escuchar un disco, me preguntaba cómo era posible que esta música no se conociera, por eso digo siempre que realmente la mejores joyas están por descubrir.
Su historia es una de más increíbles jamás contadas en el panorama musical, si la cuentas es posible que no te la creas, todo se descubrió gracias al documental, una historia llena de fascinación, inspiración y poesía, un documental altamente positivo y emocionante, tenéis que verlo sin dilación con una buena cerveza y sin que nadie te moleste.
En cualquier caso os relatare un poco la historia de esta leyenda, es un nombre con rasgos latinos, los trazos de la cara denotan una vida dura de esfuerzo y sin muchas comodidades.
Fue descubierto en un bar de un barrio marginal tocando en el escenario, según sus descubridores tenía el ingenio y la energía comparable al mismísimo BOD DYLAN, firmó un contrato discográfico en el sello Sussex, dirigido por Clarence Avant, unos de los fundadores de la “MOTOWN”  y que después de ver el documental nos damos cuenta de que no es una persona recomendable.
Saco al mercado dos discos, “COLD FACT” en 1970 y “COMING FROM REALITY” en 1971, nada más oírlos cualquiera incluso sin conocimientos musicales habría visto que eran verdaderas obras maestras a la altura de los DYLAN y COHEN de la época, pero al parecer el público estadounidense estaba ciego y sordo, el suele decir que estaba listo para el mundo, pero que mundo no estaba listo para él.
Para disfrute de este primer disco “COLD FACT” la MOTOWN dispuso de Mike Theodore (teclados), Dennis Coffey (guitarra eléctrica), Bob Babbit (bajo), Andrew Smith (batería), Bob Pangborn ( percusión) y la Detroit Symphony para la sección rítmica, fueron grabaciones muy elaboradas y el fruto fue un equilibrado folk-rock con toques psicodélicos, sus letras son crédulas pero apasionantes y subversivas, hacen referencia  a las sensaciones como el amor, el odio, la guerra, la desesperación  y la opresión.
Pero a pesar de todo no hubo fortuna y los discos fueron un fracaso musical, se contaban con la mano los discos que vendió, seguramente  por la poca propaganda que se hizo y también porque no decirlo era de origen mexicano, de repente desapareció.
 Y aquí es donde empieza esta maravillosa historia, en su propio país no se le reconoció pero incompresiblemente se convirtió en un “elegido” en el firmamento musical gracias a su primer disco “COLD FACT” comparable a los grandes y en un país como Sudáfrica donde en ese momento reinaba la crueldad, el “apartheid”.
Se convirtió en una figura de culto entre la juventud blanca, donde vieron en este disco y en sus letras una forma de liberación anti-apartheid, SIXTO fue visto como el adalid de la sublevación con el gobierno ultraconservador.
Aun no se sabe a ciencia cierta la manera en la que llego este disco a Sudáfrica pero se cree que alguien en un viaje a estados unidos oyó el disco y se llevo una copia pirata, a raíz de ahí se fue difundiendo como un tsunami hasta llegar a ser uno de los vendidos, paso de vender unos cuantos discos a ciento de miles, compitiendo y superando a los mas consagrados de la música, ¡alucinante!
A pesar de todo nadie en Sudáfrica conocía realmente a SIXTO  así que en 1990 dos súper-fans se pusieron a investigar y saber la verdad, había la creencia que había muerto, que se había suicidado pero nada más lejos de la realidad, finalmente descubrieron que vivía en Detroit y que estaba vivito y coleando, cuando por fin vieron a SIXTO le dijeron que en Sudáfrica era igual de famoso que los ROLLING STONES y ELVIS PRESLEY, lógicamente no se lo creyó, poco tiempo después SIXTO RODRIGUEZ viajo a Sudáfrica donde dio muchos conciertos con estadios llenos antes miles de fans emocionados y fanáticos de su música y que no sabía que tenía, una vez más ¡asombroso, genial!.
Ahora es cuando el bueno de SIXTO está ganando dinero a base de conciertos, ya con 74 años algo mayor y casi ciego, que injusta es esta vida.


Pero pasemos a oír este discazo, de primeras nos encontramos con un tema fuera de marca, estratosférico, genial, “Sugar Man”, uno de los mejores temas y también uno de los más melódicos, fue la canción que me embeleso y me embrujo. Al igual que en el resto del álbum la letra es una parte esencial por su cruda realidad, donde se habla claramente sobre el trafico de drogas. Al inicio oímos el toque suave de su guitarra no es ningún experto pero se maneja bien, hay mucha orquestación y percusión. Muchos podrían decir que hay exceso en la percusión y sonidos aleatorios pero hay que pensar que justamente esto es lo que hace de este tema genial y diferente.
Only Good For Conversation”, es el tema rockero donde la guitarra y en especial el bajo se llevan toda la gloria, quizás se sale un poco de la onda habitual de SIXTO.
Crucify Your Mind”, un tema muy llevadero y sutil pero solo musicalmente ya que las letras son muy duras, amor despechado y abandono.
This Is Not a Song, It's An Outburst: Or, The Establishment Blues”, Una canción reivindicativa que junto a “I Wonder” fueron cantos a la libertad, y que los anti-apartheid tomaron como propias, habla sobre una sociedad corrupta, guerras, corrupción política y racismo. En el aspecto musical es una canción muy folk, muy del estilo de Dylan y utilización en solitario de la guitarra clásica.
Hate Street Dialogue”, este tema no lo compuso SIXTO, se encargaron Mike Theodore y Dennis Coffey de los arreglos musicales y de la letra, se inspira en la época hippie de San Francisco, corto pero agrio.
Forget It”, volvemos a los desamores y corazones rotos, una hermosa melodía, amarga pero sin caer en la ternura.
Inner City Blues”, musicalmente de las mejores, una balada sugestiva e hipnotizadora y para darle mas esplendor pequeños arreglos orquestales, pero es otro motivo por lo que la convierte en algo especial, gracias a una frase de la canción “conocí a una chica en Dearborn” dieron con la pista definitiva, comprobaron si Dearbron existía, la sorpresa fue que estaba ubicado en Detroit, ciudad de SIXTO, y que además estaba cerca de la discográfica, suerte o el destino.
I Wonder”, se nota en su creación un refinamiento épico, el texto es sorprendente, siendo un grito apasionado a la libertad, la lucha y reprobación colectiva, una crítica social que toca todos los estamentos. Musicalmente es una belleza, un ritmo simple y sin sobresaltos, utilización del bajo y órgano para darle un toque romántico.
Like Janis”, un melodrama intenso siempre que oigo este tema no puedo evitar acordarme de Dylan,  una canción importante del disco tanto por la calidad de su música como por la connivencia social.
Gommorah (A Nursey Rhyme)”, al igual que “Hate Street Dialogue” fue compuesto por Mike Theodore y Dennis Coffey, se nota que no encaja con SIXTO, es un blues muy simple, más bien creo que lo encajaron en el disco para rellenar, no es merecedor del disco.
Rich Flolks Hoax”, otro gran tema con buenos ritmos de acompañamiento con la guitarra y como en todos los demás las razones sociales a flor de piel, crítico con la iglesia y la gente de poder, pero como él dice al final todos somos polvo.
 Y por ultimo “Jane S. Piddy”, uno de mis temas favoritos, muy sencillo con 4 acordes de guitarra repetidos, pero esto le permite centrarse en la letra que es realmente lo que importa en la canción, con una nota final de despedida.

Bueno que os ha parecido este mágico viaje, después de todo lo anterior alguien puede dudar de que este hombre debiera haber estado entre los grandes, este disco lo debéis de tener si o si en vuestra estantería ocupando un sitio privilegiado entre vuestra discografía.
Pero antes de finalizar quiero dejaros un comentario hecho por SIXTO, "quisiera ser recordado como una leyenda ordinaria”.



2 comentarios:

  1. Buenísimo! Me resulta una mixtura entre Dylan+Beatles+Blues+Cream+Doors. Tengo que escucharlo un poco más, es oscurillo. Genial artículo señor rockero!

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante. A mí me encantó el documental y la música contenida en él.

    ResponderEliminar